Foodlona by Miquel Antoja, un punto y aparte en la comida para llevar

Foto instagram @foodlona
Foto instagram @foodlona

Degustar las apetitosas recetas que muestra el cocinero Miquel Antoja en su instagram -uno de los perfiles con más seguidores del segmento gastronómico- es posible desde el pasado diciembre con Foodlona. Se trata de un proyecto personal, con escenario propio en Badalona, en el que se ofrece no solo comida para llevar –desde platos tradicionales hasta otros más sofisticados- sino formación, showcookings o menús personalizados para eventos privados. En esta etapa le acompañan Mireia Mach y Sergi Blaya.

Contextualicemos

Si hay algo que a la ciudad de Badalona, en Barcelona, le hacía falta era mejorar su oferta gastronómica y de restauración. Una asignatura pendiente que ha ido resolviendo en los últimos años con la apertura de diversos locales. A los antiguos –o renovados- que conforman el paseo que bordea su playa, se le han sumado los que colorean la llamada “zona nueva”, situada entre la estación de tren y el puerto. Para los que no conozcan este rincón de la comarca del barcelonés, seguramente les será más fácil localizarla apelando a su estructura más conocida, el famoso Pont del Petroli (puente del petróleo) que tantos anuncios ha protagonizado ya o a la famosa Fábrica de Anís del Mono. A la oferta de tapeo y vermut, se le han ido incorporando restaurantes con una propuesta más estructurada.

Aún así queda camino por recorrer, sobre todo para aquellos establecimientos que focalizan su negocio en la comida para llevar más allá del popular pollo a l’ast con patatas. Una fórmula que sigue triunfando pero que resulta escasa para los que buscan ese plus diferencial en su menú de encargo. Salvo entre las calles del centro –cercanas al ayuntamiento- y algún punto concreto más, donde se ofrece una propuesta más sofisticada y elaborada, las oportunidades de elección son reducidas. Es por ello que la apertura de Foodlona, situado a pocos metros de la playa y del jardín histórico Can Solei-Ca l’Arnus -pulmón de la ciudad y cuya visita recomiendo vivamente-, supone una gran noticia. No sería de extrañar que, en breve, lo viéramos replicado.

Foto instagram @foodlona
Foto instagram @foodlona

 

El proyecto Foodlona

Tras trabajar en Ramon Freixa Madrid (**) y en el Sant Pau (***) de Carme RuscalledaMiquel Antoja –quien se define como mitad pastelero mitad cocinero- decidió explorar otros ámbitos de la cocina, su gran pasión desde pequeño. Su nuevo recorrido se centró en el asesoramiento a restaurantes y los eventos privados, pero con el tiempo, se le fueron sumando servicios de catering, colaboraciones con grandes marcas, showcookings y clases tanto a aficionados como a profesionales.

Seguir creciendo y acoger todas las propuestas con mayor comodidad requería un espacio físico y después de estudiar varios locales y zonas, Antoja, Mireia y Sergi apostaron por la ubicación que mencionábamos varios párrafos atrás, en una amplia calle, en su ciudad natal, Badalona. En cuanto al origen del nombre, es fácil de averiguar con dos referencias: comida –food– en Badalona.

En Foodlona se ofrecen platos para comer en casa entre los que encontraremos desde recetas tradicionales hasta otras que perfectamente lucirían en una restaurante de alta cocina a un precio más que razonable. También se ofrecen cursos –hay que reservar pronto porque las plazas se acaban enseguida-, showcookings y se aceptan encargos para menús privados.

La apertura se realizó el pasado diciembre, unos días antes de las fiestas navideñas y la acogida del público fue desbordante.

Foto instagram @foodlona
Foto instagram @foodlona

Un último apunte…

Si visitamos el instagram @miquelantoja es fácil hacerse una pequeña idea del porqué del éxito de este cocinero. Su experiencia -trasladada a hipnóticos vídeos de recetas de ejecución aparentemente sencilla- y sus viajes para conocer producto se combinan con sus habilidades comunicativas, su rigurosidad y profesionalidad culinaria. El cóctel perfecto. Para todos aquellos que se atrevan a reproducir sus recetas en casa, aparte de su instagram, tomen nota del título de su libro 100 Recetas para triunfar (Libros Cúpula).

Hay que recordar que además de Miquel Antoja, su pareja Mireia Mach también trabajó en el Sant Pau de Carme Ruscalleda. La laureada cocinera de Sant Pol empezó su actividad gastronómica, con su marido Toni Balam, en un negocio de comida para llevar. Como todos saben, este local evolucionó hasta su conocido tres estrellas, cerrado actualmente. ¿Se repetirá la historia con el binomio Antoja/Mach? Veremos.

(Publicado en la revista gastronómica digital 7Caníbales en febrero de 2019)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *