David Seijas apuesta al rosa con Pinkgall

rbt

David Seijas acaba de presentar Pinkgall el primer rosado de su proyecto personal Gallina de Piel Wines. Se trata de un vino de la D.O. Navarra, elaborado con garnacha tinta (95%), garnacha gris (3%) y garnacha blanca (2%) y criado durante tres meses sobre lías finas en depósitos de acero inoxidable.

Pinkgall ha contado con la colaboración de Gonzalo Celayeta, enólogo navarro con una larga trayectoria en su tierra, cuyo trabajo se ha focalizado en proyectos personales, con una marca diferencial y una historia singular.

La imagen de las etiquetas de las botellas forma parte de hilo comunicativo de su contenido. “Utilizamos nuestros propios códigos. Comunicamos el vino a partir de un nuevo lenguaje gráfico”, afirma la bodega. El aspecto visual de Pinkgall se inspira en la Pantera Rosa. Por un lado, David recuerda como en uno de los capítulos, el único en el que el personaje habla, se preguntaba por qué los humanos no se parecían más a los animales. En este caso, sustituye “animales” por “gallina”, el emblema de la marca. Por otro, el sumiller habla de un personaje mítico con forma de huevo, el Little Man, que en la etiqueta del rosado va vestido con el típico pañuelo rojo de los sanfermines. Un mundo imaginado donde lo onírico, la realidad y los recuerdos se funden en un grafismo que se convierte en un arma para diferenciarse en el lineal de venta.

Pinkgall, con un precio que ronda los 10 euros, está disponible en tiendas especializadas.

Gallina de Piel Wines es un proyecto singular, que escapa de la idea tradicional de bodega. De hecho, el propio Seijas la define como su #Nobodega. No cuenta con un viñedo ubicado en un espacio concreto, sino que busca y selecciona lo que, para él, son los mejores viñedos de las variedades locales, y a partir de ahí elabora vinos a medida. “Empezamos en 2016 y dos años después lanzamos nuestros dos primeros vinos, Galicia y Empordà. Ahora ya tenemos siete”, afirma Seijas. Se refiere a Empordà, Ribeiro, Penedès, Calatayud, Tenerife, Priorat y, ahora, Navarra.

Todos los vinos se elaboran con las variedades propias de la zona donde se ubican las viñas. Un modo de trabajar que busca defender el territorio del que proceden los vinos y poner en valor su patrimonio enológico.

Publicado en la revista 7Caníbales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.