Eneko Atxa dará de comer en Marte

El cocinero vasco Eneko Atxa anuncia su colaboración con la NASA en San Sebastian Gastronomika. El proyecto trata de encontrar nuevos materiales e ingredientes para construir nuestro futuro en otros planetas.

Eneko Atxa, en colaboración con la NASA, trabajará en la investigación de nuevos materiales para la arquitectura y nuevos ingredientes para la alimentación aptos para la vida en otros planetas. La clave está en el micelio, una estructura procedente de los hongos parecido a la madera, resistente, ligero, compostable y sostenible. Este componente no solo es válido para la construcción de estructuras sino también para nuestra alimentación.

El científico de la organización americana Eneko Aspe, que trabaja junto con el cocinero en esta investigación, explicaba: “En la NASA nuestros nuevos proyectos se dirigen a colonizar otros satélites y planetas. El tema es que no podemos trasladar según qué, como el cemento, para construir allí. Así que estamos estudiando otro tipo de materiales como el micelio. El micelio está presente en los hongos. Es una red de filamentos con una estructura muy similar a la madera, más ligero, resistente, compostable, sostenible y que se reproduce muy rápido… La idea de la NASA es crear esos materiales a través de los seres vivos, pero antes de probarlos allí es necesario probarlos aquí. Y en este punto, entra Azurmendi y Eneko. Hay que tener en cuenta que la tecnología del espacio, aplicada a la Tierra, dio lugar a la liofilización que hoy día todos los restaurantes utilizan”, afirmaba el científico.

En Azurmendi se han probado a fabricar cuencos con micelio y con desperdicios de café.

Nuevos ingredientes para comer fuera de nuestro planeta

La NASA no solo está estudiando los materiales de construcción para la futura arquitectura en otros planetas sino también los ingredientes que formarán parte de la alimentación de los astronautas “cuando colonicen Marte”, apunta Aspe. En principio, se prevé que sería posible el cultivo de la patata. “Se podrá plantar patata en ese planeta, pero tiene poca proteína, así que apostamos por el micelio que tiene de un 9 a un 45% más”. Otra de sus ventajas es que es una materia que puede viajar a presiones, temperaturas y velocidades extremas. En la parte gastronómica también se necesitará la ayuda de Atxa.

Eneko Atxa en Azurmendi
Eneko Atxa en Azurmendi

Formación para un futuro saludable

Otro de los aspectos que el cocinero vasco destacó durante su ponencia en el congreso fue la importancia que tiene la formación en la alimentación. No solo en la elaboración de menús destinados a personas con intolerancias, alergias o sensibilidades varias a ciertos ingredientes, sino también para construir un futuro más saludable. “Tengo dos hijas, de 9 y 12 años. Me pregunto qué utilidad puede tener lo que yo hago para ellas. Me gustaría que lo que hacemos en los restaurantes se trasladara al hogar. Programar menús, gestionar la compra, tratar de evitar el despilfarro… y ahora, me gustaría enseñarles a cocinar, cómo alargar la vida útil de los productos y qué hacer con los residuos orgánicos… Si esto se pusiera en común estamos empoderando a toda la población y podemos tener una sociedad a la vanguardia de la salud. A los niños no les cuesta tanto aprender o aceptar los cambios como a los adultos”.

En ese sentido Eneko trabaja con especialistas de diferentes disciplinas, desde médicos hasta nutricionistas. El último proyecto fue la colaboración con la Universidad de Galdakao con la que elaboró una serie de menús destinados a personas con necesidades específicas de alimentación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.